img_jlanuza_20190829-195250_imagenes_md_getty_portadasorteo-k2gB-U47431946990jIC-980x554@MundoDeportivo-Web

Del genio Messi a la máquina Cristiano

“Preguntarse si las diferencias en el rendimiento de un individuo son debidas a la herencia genética o al entorno es como preguntarse si el área de un rectángulo viene determinada por su altura o por su anchura” (Kimble, 1993).

 

No, no se dé la vuelta y deje de leer esta entrada. No vamos a entrar en una engorrosa polémica, ni en una confrontación estéril sobre quién de estos dos gigantes ha hecho más méritos, no vamos por ahí. Ni siquiera creemos que con los datos objetivos de cada uno se pueda juzgar el tremendo influjo que cada uno a su manera han sido capaces de moldear el fútbol moderno. No es A o B, en este caso es A y B. Es Messi y Cristiano como paradigmas y referencias de talento futbolístico.

Por tanto, ¿Qué factores son los que inciden de forma determinante para que el talento futbolístico salga a la luz y el jugador sea capaz de manifestar un alto nivel de rendimiento? Bien, son muchos los autores que abrazan diferentes clasificaciones en función de la estructura compleja del futbolista (véase Seirul.lo), por ejemplo). Aquí, con la finalidad de sintetizar el análisis hablaremos de las cuatro grandes estructuras, que a su vez podemos concluir que vienen determinadas por multitud de factores que permiten construirlas:

1.  Desde una perspectiva global las capacidades condicionales del jugador son específicas a la morfología, biomecánica y condiciones motrices del jugador. No hay debate entre si la preparación física en el fútbol es importante (o existe) o no. Los jugadores de fútbol son atletas en la amplitud de la palabra, atletas de fútbol profesional que deben estar preparados para los requerimientos de un deporte que se desarrolla en 90 minutos de juego, en una superficie aproximada de 105×68 metros y que se ven condicionados por un proceso de interacción constante con otros 21 jugadores. De eso se trata. De dar soporte físico al jugador para que pueda desempeñar sus condiciones técnicas y tácticas en su plenitud.

2.  A partir de la perspectiva táctica pretendemos alcanzar la comprensión del juego, conocer el plan que tu entrenador provoca en el devenir del partido, y ajustarse progresivamente a las características cambiantes que suceden en él, de eso se trata. El entrenador traza un plan estratégico que el jugador en su desempeño constante en el césped trata de acomodar en base a sus características, las de sus compañeros y el rival. La estrategia se convierte en táctica, a nivel individual y colectivo cuando el balón comienza a rodar. Desde esta perspectiva, ser capaces de leer las situaciones favorables que nos proporciona el juego es vital, preparar al jugador para comprender la incertidumbre que se crea en el entorno colaboración- oposición es una de las tareas más complejas y que requiere una mayor implicación a nivel cognitivo por parte del futbolista. No sólo dominamos la técnica, sino que debemos saber cómo manejarla en un contexto tan variable como es el juego. Ya lo describe Pep Guardiola tal y como recoge Martí Perarnau en “La metamorfosis”: “Lo que no se entrena se olvida. Por lo tanto, la base del alto rendimiento son el entrenamiento y el trabajo”.

3.  Desde la perspectiva de la estructura técnica, ¿Existe acaso en el fútbol un modelo de reproducción eficaz? Quizás leyendo los dos anteriores niveles de la estructura del jugador, podamos comprender que desde aquí, pensamos que no. Los niveles de desarrollo técnico están relacionados de forma inquebrantable al desarrollo táctico y condicional. En el fútbol la técnica se acomoda en la táctica. El saber hacer, está a disposición del cuándo y por qué hacerlo. También, tal como comenta el prestigioso filósofo y pedagogo José Antonio Marina: “El talento no es un don, sino un proceso, y no está al principio sino al final de la educación y el entrenamiento”.

4.  Por último y para aproximarnos a la perspectiva emocional y psicológica, volvemos a incidir en la idea de que todas las estructuras funcionan bajo una perspectiva global y sistémica, dependiendo unos factores de otros. La base que permite que el resto de las estructuras complejas converjan en busca del máximo nivel de rendimiento, es nuestro sistema nervioso central. El centro neurálgico del futbolista permite el control de sus condiciones y su constante adecuación a las circunstancias que le rodean a lo largo de un partido.

Como vemos, todas interaccionan y están a disposición de la globalidad del ser humano, del futbolista. No debemos desdeñar ninguno de estos factores si queremos optimizar el nivel de nuestros jugadores. Messi y Cristiano, Cristiano y Messi son buenos ejemplos de que el talento es fruto del trabajo constante y diario. Uno con virtudes en el plano condicional, el otros con sus bondades en el plano técnico y táctico, ambos son los números uno. Disfrutemos de estos ejemplos de talento sistémico en lugar de contraponerlos.

Firmado: Dr. Iván Rivilla

 

Puedes compartir este post en twitterfacebook o instagram

 

 

 

“El fútbol es un deporte en el que se piensa con los pies y se juega con la cabeza” 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Alguna duda?

Déjanos tu mensaje y un teléfono y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Asier Rodríguez

Formación:

Graduado en Ingeniería Informática de Gestión y Sistemas de la Información por la Universidad del País Vasco obteniendo el premio al mejor expediente académico de la promoción. Máster en Inteligencia Artificial por la Universidad Politécnica de Madrid, con especialización en el aprendizaje automático.

Intereses:

Modelos gráficos probabilísticos, redes neuronales profundas, innovación en técnicas de aprendizaje automático y su aplicación al ámbito profesional y deportivo.

Experiencia

Científico de datos en Olocip desde 2018, diseñando y desarrollando soluciones en el ámbito de la inteligencia artificial y los datos para el deporte profesional. Parte activa en todas las fases del planteamiento de propuestas para minimizar la incertidumbre en la toma de decisiones a través de modelos de inteligencia artificial.

 

Científico de datos en el grupo de investigación CIG (Computational Intelligence Group) de la Universidad Politécnica de Madrid donde desarrolló su Tesis Fin de Máster de aplicación de modelos de aprendizaje automático al scouting futbolístico.